La Ley Reguladora de Haciendas Locales obliga al Ayuntamiento a establecer el coeficiente en el 0,40%, el mínimo legal
¿Por qué pago más de IBI? Te explicamos las claves de la regularización de este impuesto por Ley
Son muchos los vecinos de Pozuelo del Rey que han visto con sorpresa cómo su Impuesto de Bienes Inmuebles, “la contribución”, subía su importe este año. Una regulación que algunos intentan atribuir a un supuesto afán recaudatorio del Ayuntamiento, pero que, en realidad, responde únicamente a la obligatoriedad de que el Consistorio, y por ende sus ciudadanos, cumplan con la Ley. Una regularización de apenas el 0,017% que sigue situando a Pozuelo en el grupo de los ayuntamientos con menor carga contributiva de toda la Comunidad de Madrid.

Pero, ¿qué ley dice que haya que pagar más de un año para otro?

La Ley Reguladora de las Haciendas Locales (TRLHL) es la encargada de regular este impuesto recaudado por los Ayuntamientos, aunque su gestión se comparta con la Administración del Estado. El texto legal establece que son los ayuntamientos los encargados de fijar el importe que los vecinos pagarán en su recibo de forma anual, en base al valor catastral del inmueble y a un coeficiente que varía según el municipio.

El coeficiente que se aplica en el cálculo del IBI depende principalmente de la naturaleza del terreno: ya sean bienes inmuebles rústicos, urbanos o los bienes inmuebles de características especiales. Y cada Ayuntamiento fija el coeficiente siempre teniendo en cuenta que existe un mínimo y un máximo legal.

 ¿Y cuál es el coeficiente en Pozuelo del Rey?

La Ley Reguladora de las Haciendas Locales en clara en este aspecto. El coeficiente siempre deberá ser mayor al 0,40% y menos del 1,1%.

Una situación que se incumple en Pozuelo del Rey. Y es que el Pleno del Ayuntamiento votó, con fecha de 6 de abril de 2017 la “Modificación del tipo impositivo de gravamen del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) de naturaleza urbana, quedando establecido en el 0,383%”.

Una decisión inferior al tipo mínimo legal y que, sin lugar a dudas, iba en contra de la Ley.

¿Se podía haber evitado?

La Ley recoge que, por excepción, en los municipios en los que entren en vigor nuevos valores catastrales de inmuebles rústicos y urbanos, resultantes de procedimientos de valoración colectiva de carácter general, los ayuntamientos podrán establecer, durante un período máximo de seis años, tipos de gravamen reducidos, que no podrán ser inferiores al 0,1% para los bienes inmuebles urbanos.

Los ayuntamientos que acuerden nuevos tipos de gravamen, por estar incurso el municipio respectivo en procedimientos de valoración colectiva de carácter general, deberán aprobar dichos tipos provisionalmente con anterioridad al inicio de las notificaciones individualizadas de los nuevos valores y, en todo caso, antes del 1 de julio del año inmediatamente anterior a aquel en que deban surtir efecto. Acuerdos que se habrán de trasladar a la Dirección General del Catastro dentro de dicho plazo.

Por tanto, el Ayuntamiento solo puede acordar el tipo de gravamen de este impuesto dentro de los límites establecidos en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales. Pero, al no haberse fijado el tipo impositivo de gravamen reducido antes de 1 de julio de 2012, debieron aplicarse los tipos impositivos de gravamen que tenía aprobado el Ayuntamiento con anterioridad a la entrada en vigor de los nuevos valores catastrales.

Y en caso de que se hubiese aprobado correctamente ese tipo reducido (antes del 1 de julio de 2012) ese tipo de gravamen reducido tiene un máximo de vigencia de 6 años, y éste podría haberse aplicado por tanto desde el ejercicio 2013, que es cuando tuvieron efecto los nuevos valores catastrales en este impuesto, hasta el ejercicio 2018, debiéndose aplicar en los ejercicios 2019 y siguientes, los tipos impositivos de gravamen que tuviera aprobado el Ayuntamiento con anterioridad a la entrada en vigor de los nuevos valores catastrales, o al menos el tipo mínimo que establece la ley.

Por esta razón, este Ayuntamiento ha tenido que decidir entre sustituir el tipo de gravamen del 0,383%, que se pagó hasta el ejercicio anterior, entre el mínimo legal que fija la Ley Reguladora de las Haciendas Locales en el 0,40%, es decir, apenas un 0,017% más alto; o bien decantarse por el último coeficiente aprobado con anterioridad en el pueblo, que se remontaba al año 2010 y ascendía hasta el 0,48%.

De esta forma, este Ayuntamiento ha optado por el coeficiente menos gravoso para los vecinos, el mínimo legal del 0,40%.

¿En Pozuelo se paga mucho IBI?

Rotundamente NO. Que la regularización efectuada por el Ayuntamiento se establezca en el mínimo legal del 0,40% ya da a entender que nuestro municipio está entre los que menos presión fiscal ejercen sobre sus vecinos, pero lo mejor es hacer una comparativa con otras localidades cercanas para comprobar que nuestros conciudadanos soportan mayores cargas contributivas que los contribuyentes pozueleros, tal y como demuestra este mapa.

Pozuelo-del-Rey-ibi-t650

Pozuelo del Rey es el municipio de menos de 2.500 habitantes que menor coeficiente tiene, lejos de otras localidades como Ambite (0,75%), Olmeda de las Fuentes, Villar del Olmo (0,60%), Anchuelo (0,56%), Orusco (0,53%) Santorcaz (0,52%), Pezuela de las Torres (0,51%), Valverde de Alcalá (0,48%) o Corpa (0,44%).

Pero el coeficiente del 0,40% también es inferior al de otros ayuntamientos cercanos con más habitantes, como Nuevo Baztán (0,57%), Loeches (0,56%), Campo Real (0,45%) o Valdilecha (0,42%). Sólo Torres de la Alameda, Villalbilla, Coslada y San Fernando de Henares, con poblaciones mucho mayores, igualan en coeficiente a nuestro pueblo.

Hay que recordar que el coeficiente medio de municipios de entre 1.001 a 5.000 habitantes de toda España es del 0,59%, es decir, 0,19 puntos superior al de Pozuelo del Rey.

Por lo tanto, a pesar de la regularización del IBI para ajustarlo a lo que marca la Ley, Pozuelo del Rey es uno de los municipios en los que menos impuestos se pagan de toda la comarca, pero también de la Comunidad de Madrid.