Aclaración sobre la situación del Club Deportivo ‘Perla Mayorga’
A raíz de la polémica suscitada en el municipio sobre la situación del Club Deportivo ‘Perla Mayorga’, el Ayuntamiento de Pozuelo del Rey quiere aclarar que, en todo momento se está procediendo a la finalización del contrato de cesión del local municipal de forma acorde a la legalidad y que la decisión de no prorrogar la cesión del espacio se debe a un incumplimiento del contrato por parte del club, al no abonar la cantidad mensual fijada por contrato.

El motivo por el que este Consistorio no prórroga su cesión se debe, principalmente, a que la presidenta de dicho Club, Doña María del Mar Alonso, no ha cumplido la estipulación tercera del contrato, que dicta que, a partir del 1 de noviembre de 2019, la titular deberá abonar un 10% del total de la cantidad mensual recaudada al Ayuntamiento de Pozuelo del Rey. Un pago a las arcas municipales que, como consta en el contrato firmado entre el anterior alcalde y la presidenta del Club, debería haber comenzado hace 4 meses, al estar libre de cargas durante los primeros ocho meses como compensación por todo el material y utensilios aportados por la concesionaria.

El contrato, fechado el 25 de febrero de 2019, establecía que “debido a la dificultad que, por la multifuncionalidad al que está destinado el local objeto del presente contrato, entraña el cálculo correcto del porcentaje que corresponde a las clases de deporte de contacto sobre el gasto mensual de todos los suministros de energía eléctrica, agua y gas del referido local, el Ayuntamiento de Pozuelo del Rey se hará cargo del pago mensual de dicho consumo”. De esta manera, en virtud del contrato de cesión, los vecinos de Pozuelo han sido quienes han sostenido el peso económico de la instalación. Una situación que, acorde con el contrato, debía haber cambiado el pasado mes de noviembre. Al no producirse dichos pagos, y continuar el Consistorio sufragando los gastos, se ha decidido la no renovación del contrato, una vez alcanzada el año legal de duración del mismo.

Este Ayuntamiento quiere dejar claro que, lejos de la campaña de difamación a la que está siendo sometido por algunos integrantes del Club, ya el pasado mes de octubre, los servicios jurídicos del Consistorio se pusieron en contacto con sus responsables para explicarles la situación de ilegalidad, e instarles a regularizar la situación de que existiesen hasta cuatro contratos entre ambas partes firmados en el plazo de menos de un mes, y todos ellos con graves irregularidades jurídicas. Pero pese al intento de regularización por parte del Ayuntamiento, el Club no sólo rehúsa de regularizar su situación, sino que no efectúa el pago de las cuotas establecidas.

Además, en otro intento por encauzar la situación legal, la secretaria-interventora del Ayuntamiento reclamó al Club que le remitiese diferente documentación sobre su actividad, pero sin que se produjese ninguna contestación.

Ante esta situación de incumplimiento y vencimiento del contrato, el Ayuntamiento ha solicitado a la concesionaria que desocupe el inmueble, entregándolo en las mismas buenas condiciones en que lo recibió.

Y, como la intención del Ayuntamiento es que este espacio siga destinado al deporte, los servicios municipales ya trabajan en sacar a licitación un nuevo contrato para que el pueblo tenga un servicio sin que les cueste dinero a los vecinos. Una vez que se publique la oferta de licitación cualquier empresa o asociación podrá optar a cesión del gimnasio, pero siempre que no suponga un coste económico para los pozueleros.